¿Cómo saber si un sitio web es seguro?

¿Quieres ver la transmisión de un video en vivo pero temes que puedan infectar tu PC con un virus? ¿Estás buscando una tienda virtual y no sabes si puedes confiar tu tarjeta de crédito a ese sitio web en específico?

Recientemente se celebró en el mundo el Día Internacional de la Protección de Datos Personales, y una de las recomendaciones en las que más énfasis hicieron algunos expertos fue el ser cauteloso y siempre verificar que las páginas web sean seguras antes de ingresar y compartir información personal (por ejemplo, números de tarjetas de crédito, contraseñas, direcciones, etc.).

Pero, ¿cómo saberlo? Compartimos algunos consejos rápidos y fáciles para ayudarle a evitar direcciones URL poco fiables y verificar la confiabilidad de cualquier página web:

1. Usa las herramientas de seguridad de tu navegador

Los navegadores web ya incluyen funciones de seguridad para estar más seguro en línea como el bloqueo de ventanas emergentes molestas, enviar solicitudes de ” No rastrear” a sitios web, deshabilitar contenido Flash inseguro, detener descargas maliciosas y controlar qué sitios pueden acceder a su cámara web, micrófono, etc.

Tómese un momento para revisar su configuración:

En Chrome: Configuraciones> Avanzadas> Privacidad y seguridad

En Firefox: Opciones> Privacidad y Seguridad

En Safari: Preferencias> Seguridad y Preferencias> Privacidad

 

2. Revisa las URL

Los piratas informáticos saben que la mayoría de las personas no leen cuidadosamente, solo escanean. Por ello, con frecuencia reemplazan caracteres visualmente similares (por ejemplo, “Yah00.com” en lugar de “Yahoo.com”) para así engañar al usuario y llevarlo hasta sus sitios de phishing y así poder robar contraseñas, números de tarjetas de crédito y otros datos privados.

Evite caer en este truco verificando siempre que la URL que visita está correctamente escrita. Solo toma un momento verificarla y vale la pena hacerlo.

3. Comprueba si hay HTTPS

HTTP (Protocolo de transferencia de hipertexto) es el protocolo fundamental para el envío de datos entre su navegador web y los sitios web que visita. (La “S” simplemente significa “seguro”.)

Se usa a menudo para realizar transacciones bancarias en línea, ya que encripta sus comunicaciones para evitar que los delincuentes roben información confidencial como sus números de tarjeta de crédito y contraseñas.

Para saber si un sitio utiliza HTTPS compruebe el candado en la barra de navegación de su navegador. Si lo ve, sabe que el sitio en el que se encuentra está utilizando un certificado digital SSL de confianza; en otras palabras, su conexión está protegida.
cadena.

4. Use una herramienta de control de seguridad externa

Es sencillo. Solo debe ingresar a sitios como Google Safe Browsing, y copiar y pegar en el espacio indicado la URL a la que desea ingresar y no tiene certeza de su seguridad. Rápidamente este verficador de seguridad le dirá lo que debe saber de este sitio web y si es o no seguro ingresar.

Esto es gracias a que Google examina miles de millones de URL por día en busca de sitios web no seguros, lo que hace de esta una excelente herramienta de control de seguridad.

Otra herramienta similar es la de Virus Total que inspecciona sitios con más de 70 analizadores de antivirus y servicios de listas negras de URL / dominios para detectar varios tipos de malware y otras amenazas informáticas. Simplemente debe ingresar la URL que desea revisar y presionar ‘Enter’ para saber si el sitio web que planea visitar es seguro.

5. Ponerse en contacto con la página web

Busque un enlace “Contáctenos” o “Quiénes somos” cerca de la parte superior o inferior de la página de inicio. Encuentre los datos de contacto y llámelos. Si el número no existe o si alguna voz adolescente responde de manera informal entonces probablemente hay que desconfiar. Sólo déjese llevar por su instinto.

6. Haga uso de un potente antivirus

Finalmente, no hay nada más seguro que instalar en sus dispositivos una herramienta de seguridad web licenciada.

El uso de AVG Antivirus, por ejemplo, también puede ayudarlo a evitar sitios web poco fiables, ya sea para uso personal o corporativo. Con AVG AntiVirus obtenga una protección esencial, incluyendo ‘Web Shield’ para bloquear descargas maliciosas e ‘Email Shield’ para bloquear archivos adjuntos maliciosos.

Es una inversión a 1 o 2 años que le puede evitar muchos dolores de cabeza como robos de dinero, plagio de datos personales e información delicada, que será mucho más efectiva que una versión gratuita y que será más costo-efectiva que no tenerla y convertirse en una nueva víctima de los cibercriminales.

Fuente: avg.com.